Barbijos y cubrebocas: que sean un accesorio y no una molestia

Deportes
Lectura
máscaras se ha vuelto controvertido. No debería ser así“, dijo el excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus sigals en inglés), Scott Gottlieb, en “Face the Nation”. Para los expertos en salud, las máscaras parecen una simple precaución apolítica. En la jerga médica, son equipos de protección personal o EPP, como batas, guantes y pantallas faciales para cirujanos. Nadie cree que un médico, una enfermera o un técnico de emergencias sea cobarde por prepararse.

En las calles de la vida cotidiana, sin embargo, las máscaras son algo más. No son como las gafas de seguridad, los chalecos salvavidas o los cinturones de seguridad: protección especial para una tarea limitada en un entorno especializado.

Las máscaras son ropa. Cubren su cuerpo y cambian su apariencia ante el mundo.

Una vez que se entiende las máscaras como ropa, la controversia se vuelve completamente predecible. La ropa no solo nos protege de los elementos. No es puramente funcional. Proporciona placer y transmite significado. Le dice al mundo: “Me gusta eso” y “Soy así”. Nos ayuda a destacar como individuos y encajar con nuestra tribu.

Elegir la propia ropa es una señal de autonomía y poder. Desde niños pequeños hasta adolescentes, los niños pelean con sus padres por cómo se visten. Las mujeres iraníes desafían a la policía moral cuando eluden los requisitos del velo. Los códigos de vestimenta escolar generan controversia tras controversia.

BANER MTV 1

Desde las feministas con pantalones en la década de 1970 hasta la prohibición del calicó en el siglo XVII, la historia de la moda está llena de personas que desafían la regulación de la ropa para afirmar sus identidades o complacer sus gustos. La historia de las leyes suntuarias, que prohibieron la ropa de lujo o la limitaron a ciertas clases, es en gran parte la historia de personas que encuentran formas de evitar las restricciones.

En resumen, las personas odian que les digan lo que no deben o no pueden usar. Eso es tan cierto para las máscaras como para otras prendas. Los mandatos estaban destinados a provocar resistencia. El aumento de la aplicación de la ley solo intensificará el rechazo, y la policía local es prudente en no hacer que sea una prioridad. Detener la burla a las máscaras es el tipo de aplicación de la ley menor que puede conducir a acoso y abuso. Cuando Joe Biden dice que haría obligatorio el uso de máscaras, no está pensando en lo que eso significa en la calle.

La nueva tendencia fashion: el tapaboca o barbijo con tu propia cara

La buena noticia es que las personas no usan ropa porque sea ilegal no hacerlo (aunque lo es). Usan ropa para cumplir con las expectativas sociales, expresar quiénes son y agregar belleza, comodidad y estilo a sus vidas cotidianas. Para alentar el uso de barbijos, debemos aprovechar esos instintos.

Hasta ahora, el arma principal, aparte de los requisitos legales (y el temor al COVID-19) ha sido la vergüenza. Pero, como la epidemióloga Julia Marcus escribe en Atlantic, “tratar de avergonzar a las personas para que usen condones no funcionó, y tampoco funcionará para las máscaras”. Dar una conferencia a las personas sobre sus opciones de ropa simplemente los enoja. En cambio, el escritor de Los Angeles Times, Adam Tschorn, sugiere anuncios chistosos de servicio público con Darth Vader, Bane de ‘The Dark Knight Rises’ y un grupo de luchadores de Lucha Libre jugando duro mientras instan a los muchachos a ponerse sus propias máscaras”.

Anthony Fauci tuvo la idea correcta cuando usó una máscara de los Nacionales de Washington en una audiencia ante el Congreso la semana pasada. Demostró que las máscaras no tienen que ser aburridas. Pueden expresar nuestras pasiones. En lugar de molestias, pueden ser accesorios.

Algunas personas ya las están tratando de esa manera. Los manifestantes de Black Lives Matter han usado máscaras de “No puedo respirar” para amplificar su mensaje. En el puesto de la victoria en Talladega Superspeedway el lunes, el piloto de Nascar, Ryan Blaney, usó un diseño con imágenes de autos de carrera, y en una carrera anterior mostró imágenes de Star Wars, incluida una prominente máscara de Darth Vader. Las máscaras personalizadas son populares entre sus compañeros conductores. Algunas muestran logotipos de equipos o patrocinadores, otras, imágenes patrióticas.

Las máscaras de Blaney probablemente vinieron de Etsy. El mercado en línea vendió más de US$ 133 millones en máscaras, o más de 12 millones, en abril, una cifra que seguramente ha aumentado desde entonces. Las tiendas ofrecen estilos que van desde estampados coloridos hasta símbolos cristianos y todos los equipos deportivos imaginables.

Puede comprar máscaras Trump 2020, diseños de Make America Great Again y máscaras que harán que su cara se parezca a Joe Biden o Barack y Michelle Obama.

Puede comprar máscaras que expresen su odio hacia las máscaras, los medios de comunicación y el gobierno en palabras que no superarán a mis editores. Los modelos a seguir más importantes no son atletas o funcionarios públicos. Son las personas que vemos todos los días, especialmente los trabajadores minoristas, los conductores de reparto, los empleados de supermercados y otros trabajadores que usan máscaras para hacer su trabajo. A diferencia de los trabajadores de la salud, usan el mismo tipo de máscaras lavables recomendadas para el resto de nosotros: varias capas de tela, idealmente con un filtro en el medio, que se pueden lavar después de cada uso.

La mayoría de estos trabajadores de primera línea ya usan uniformes, lo que reduce su libertad para vestirse. Para elevar la moral de los trabajadores y alentar al resto de nosotros a adoptar máscaras, los empleadores de espíritu público podrían ayudarlos a personalizar sus máscaras. Dependiendo del tamaño de la compañía, eso podría significar comprar una selección a granel o repartir tarjetas de regalo de Etsy. No todos los diseños de máscaras son apropiados para el lugar de trabajo, por supuesto, pero dar a los trabajadores armarios con máscaras proporcionaría una nota muy necesaria de individualidad y alegría.

Como alguien que llevaba una máscara en marzo, cuando eran signos tabú de egoísmo, simpatizo completamente con los esfuerzos para fomentar su uso. Pero esos esfuerzos tendrán éxito solo si reconocen que las personas aprecian la libertad de elegir qué ponerse y que las máscaras son ropa.