La maternidad, otra medalla compartida

Deportes
Lectura
las restricciones que regirán desde el lunes

Eugenia González Briozzo (43) planeaba un 2020 “agitado” entre los torneos de tiro con arco, su trabajo de programadora en un call center y su flamante maternidad. En su agenda de deportista tenía varias fechas marcadas con rojo: el Panamericano de México en marzo, el Sudamericano de Perú en octubre y en el medio otros dos certámenes en Colombia y Guatemala.

El año había comenzado de la mejor manera: en el selectivo que se realizó en Buenos Aires logró el primer puesto en su especialidad (que no forma parte de la grilla de deportes olímpicos) y eso le permitió ser confirmada como integrante del seleccionado nacional.

“Ya tenía todo listo para ir a México cuando las competencias empezaron a suspenderse debido a la pandemia. Por suerte no llegué a viajar, porque hubiera sido muy complicado el regreso”, señala Eugenia.

La cordobesa, que el año pasado en Lima obtuvo el oro panamericano en pareja con el rionegrino Iván Nikolajuc y logró el cuarto puesto en la competencia individual, define este receso como “un respiro obligado” que, más allá de frenarle el impulso ganador, le permite distender una rutina de viajes y entrenamientos.

“En cierto modo está bueno. Puedo sacar mi cabeza del alto rendimiento y disfrutar más de otras cosas”, sostiene la primera exponente de la arquería argentina que se subió a un podio mundialista, cuando alcanzó el tercer puesto hace cinco años en Medellín.

BANER MTV 1

“Al no poder entrenar en un campo de tiro se pierden un poco la forma y los tiempos pero mi fuerte siempre han sido la técnica y la repetición, y eso tiene que ver más con lo físico”, comenta González Briozzo.

“A pesar de las dificultades, la verdad es que no se me cruzó por la cabeza dejar de tirar, ya que es algo que forma parte de mi vida. Además, la arquería es un deporte longevo, donde el límite es querer hacerlo”, añade.

Sueño cumplido

En su flamante casa de Río Ceballos, Eugenia alterna entre los entrenamientos, el teletrabajo, los albañiles que realizan una ampliación y la crianza de Pedro, el bebé de 10 meses que, reconoce, “cambió totalmente” la vida de ella y de su esposa Verónica Mattalía (37).

“Las dos estamos en la misma empresa así que trabajamos con la cuna y el corralito al lado de la compu. No es fácil. Pero hasta cuando las cosas se complican, lo mirás a él, ves que sonríe y se te caen las medias”, cuenta la arquera.

“Pedro es un bebé cariñoso, hablador y que está siempre de buen humor. Llegó a nuestras vidas en el momento justo. Nosotras nos casamos en 2018 pero llevamos tres años de convivencia y desde ese momento estuvo en nuestros planes ser mamás. De todos modos, no fue sencillo llegar a cumplir ese sueño”, sostiene.

Y añade: “Hicimos un tratamiento de ovodonación , con un primer intento fallido y un segundo que resultó exitoso. Siempre tuvimos claro que iba a ser Vero la que llevara el embarazo. No porque yo practique deportes sino porque ella es más chica”.

Tiro al arco mixto Lima 2019CORDOBESA DE ORO. En los Panamericanos de Lima 2019, González Briozzo ganó la competencia mixta con el rionegrino Iván Nikolajuc.

“Lo más lindo de todo es que Pedro está creciendo en un entorno sin prejuicios, donde algunas cosas ya no resultan raras. Como sociedad nos falta evolucionar en muchos aspectos pero te puedo decir, por haber viajado mucho por el mundo, que Argentina en algunas cosas está a la vanguardia. El matrimonio igualitario, el tratamiento de fertilización gratis por la obra social y que nuestro hijo pueda llevar los dos apellidos son muestras de ello”, destaca.

Una fecha especial

Eugenia y Verónica tendrán este fin de semana su primer Día de la Madre. “No es algo que vivamos con tanta expectativa”, reconocen.

“En realidad nosotras tenemos un solo festejo especial en el año, que es el 29 de agosto. Ese día celebramos a nuestras mamás, ya que la mía, Mara, cumplía años el 28 y Morena, la mamá de Vero, cumplía el 30”, refiere la medallista panamericana. “Lamentablemente ellas no llegaron a ver este proyecto de vida nuestro”, se lamenta González Briozzo.


“Lo más lindo de todo es que Pedro está creciendo en un entorno sin prejuicios".

“Lógicamente ahora también vamos a sumar el 19 de diciembre, que es la fecha de nacimiento de Pedro”, añade Eugenia, quien cuenta que es fanática de la guitarra, el ukelele y el canto.

“La música y el deporte forman parte de nuestras familias, así que lo vamos a incentivar por todos lados a Pedro. Me gustaría que el día de mañana se incline por alguna actividad deportiva, pero eso no es relevante. Sobre todas las cosas queremos que sea feliz”, enfatiza.