Ayuda desde casa y nuevos proyectos: el voluntariado cambia con la pandemia

Economia
Lectura

El último fin de semana de septiembre no fue como los demás en casa de los Franzese. El sábado, Marcelo y Marina salieron a hacer las compras: la lista incluía los

ingredientes para armar 25 porciones de guiso de fideos y carne. Ya habían llegado, enviadas por la organización Alternativa Solidaria, las bandejas para armar las viandas. Esa noche, varios miembros de la familia pusieron manos a la obra en la cocina.

La asociación también les había enviado un menú con ideas de platos y cantidades y con las medidas de higiene necesarias para prepararlas. El domingo, Marcelo se levantó temprano para fraccionar el guiso y armar las porciones. Luego, pasaron los repartidores -otros voluntarios- a retirarlas y llevarlas, junto con otras, a comedores de Zabaleta, Pompeya y Parque Patricios.

Hace muchos años que Marcelo, gerente en Philips, participa de distintos programas de voluntariado de la empresa. Pero es la primera vez que lo hace en su casa y con su familia. "Eso fue lo que más me motivó: la idea de que toda la familia estuviera involucrada", dice. "En una de las reuniones virtuales de la empresa nos mostraron la iniciativa y nos invitaron a participar. Vi cómo otros colegas cocinaban con sus hijos y les pregunté a los míos: todos dijeron que sí".

Viandas listas en la casa de la familia Franzese. La ayuda se trasladó a las casas.

Viandas listas en la casa de la familia Franzese. La ayuda se trasladó a las casas.

BANER MTV 1

Con al aislamiento y las medidas sanitarias necesarias para prevenir la expansión del coronavirus, empresas y empleados, y las asociaciones con las que usualmente colaboran, se vieron obligados a modificar sus programas de voluntariadocorporativo. No sólo para minimizar los contactos, sino también para incorporar a nuevos destinatarios de la ayuda: aquellos más vulnerables frente a las crisis sanitaria y económica.

"Trabajamos con voluntarios de colegios y empresas que van a Derqui, donde estamos construyendo casas, y comparten una jornada de trabajo. Cuando empezó la pandemia, eso se cayó", cuenta Alejandro Besuschio, director ejecutivo de Fundación Vivienda Digna.

Como alternativa hasta que se puede volver a lo presencial, "inventamos una trivia solidaria, un concurso virtual de preguntas y respuestas. Cada familia se conecta desde su casa y compiten. Nos sirve para recaudar y también aprovechamos las preguntas para difundir y presentar a la Fundación", cuenta Besuchio. Pero aclara que, aunque sirvió para reinventar un espacio de encuentro con los voluntarios, "no reemplaza al contacto y el vínculo de construir durante una jornada con las familias".

También las empresas encontraron otras formas para colaborar con la Fundación, como en el caso de Prisma Medios de Pago, que hizo una campaña  entre sus empleados para la donación de materiales. "La idea fue que aprovechen la cuarentena si tenían que renovar algo de la casa, y estamos hoy recibiendo materiales de los empleados que nos llaman", señala Besuchio.

En Banco Galicia, el programa de voluntariado nació con la crisis de 2001 por impulso de los empleados, quienes en 2003 conformaron la Asociación Civil PIAR (Programa Interactivo de Ayuda por Regiones) dedicada a mejorar la infraestructura en instituciones de bien público mediante alianzas con el tercer sector. "Todas las iniciativas las proponen los empleados, el Banco les da el marco institucional y acompaña no sólo con la coordinación general del programa, sino también con la logística para estas mejoras que impulsan", explica María Laura Tortorella, coordinadora del Programa de Voluntariado.

Los voluntarios de Banco Galicia se pusieron los barbijos y llevaron alimentos al Barrio Mugica. Foto: Gentileza Banco Galicia.

Los voluntarios de Banco Galicia se pusieron los barbijos y llevaron alimentos al Barrio Mugica. Foto: Gentileza Banco Galicia.

La mayor parte de las acciones de los más de 350 proyectos que PIAR desarrolló hasta hoy fueron presenciales. Pero frente a la nueva situación, dice Tortorella, "el grupo de voluntarios reaccionó rápidamente: el 30 de marzo lanzamos 'Ayudo desde casa' y 'Cuarentena solidaria'. La idea fue juntar fondos con acciones en las que pudiéramos acompañar a unas 20 entidades sanitarias, como salitas, hospitales y postas sanitarias".

Así, se abocaron a proveer insumos para hacer frente a la pandemia: "Se distribuyeron kits de higiene a 600 familias de La Matanza y de Moreno. Además fueron beneficiados 54 comedores y hogares, entidades que daban un servicio alimenticio cuya demanda se incrementó a partir de este contexto", describe Tortorella. "En una crisis de lo que se trata es de hacer foco en lo que más se demanda para poder ayudar", sintetiza.

Las campañas, que siguen vigentes, se hicieron a distancia. "Hubo que transformar el voluntariado en voluntariado virtual. Fue una oportunidad para que los voluntarios desplieguen su creatividad e innovación", dice la coordinadora.

Frente a la situación de este año, Microsoft puso como destinatarias de su ayuda a las organizaciones que estaban "al frente de la lucha" contra el coronavirus. "La compañía tiene esta iniciativa donde los empleados donan dinero y la empresa duplica ese dinero. Así llegamos a 40 millones de dólares que se donaron a la Cruz Roja y otras organizaciones sanitarias", dice Jorge Cella, director de Filantropía de Microsoft Latinoamérica.

Además, la empresa habitualmente otorga tres días laborales al año a sus empleados para que los destinen como voluntarios a cualquier organización o causa que elijan. "En Argentina y en Latinoamérica, sabiendo que había mucha gente en sus casas, un creciente nivel de desempleo y la necesidad de algunas personas de obtener habilidades tecnológicas fundamentales, armamos una campaña de capacitación virtual gratuita con voluntarios de la empresa que se llemó 'Preparate para volver'", relata Cella.

Según el ejecutivo, tuvieron una "avalancha de voluntarios" para participar de esta iniciativa. "Los entrenamos en cómo dar estas charlas y preparamos el contenido con la Fundación Eidos, que son expertos en educación", informa. El programa acaba de iniciar su segunda etapa, en la que algunos de los cursos que se dieron como iniciales tendrán su segunda parte.

También Manpower virtualizó su programa de voluntariado "Entrelazados", que capacita para el trabajo a las personas con más dificultades de inserción: jóvenes de bajos recursos, mujeres, refugiados, personas con discapacidad, mayores de 45 y el colectivo LGTBI. "Damos capacitaciones y talleres y hacemos simulacros de entrevistas laborales. Todo eso lo adaptamos en esta pandemia", cuenta Natalia Rant, especialista en Reclutamiento y Selección de RR.HH. en la oficina de ManpowerGroup de Córdoba, y voluntaria hace años.

Una de las actividades en las que participó se hizo con Junior Achievement: simulacros de entrevistas para que los chicos se presentaran, pero virtualmente. "Cuando hago entrevistas, busco generar empatía. En la virtualidad, al no darse la interacción directa, el cara a cara, extrañé la adrenalina del entusiasmo que tienen los estudiantes cuando participan. Pero al mismo tiempo, pudimos abarcar a muchos más chicos que los que hubiéramos podido recibir en las oficinas, por cuestiones de espacio y distancia", observa.

La directora de Hospitalaria y Enfermedades Poco Frecuentes de Pfizer, Paula Del Collado, junto con un grupo de compañeros de trabajo, había arrancado en 2019 con el programa Pfizer en Acción. Para ella, el cambio obligado en los programas y sus formatos trajo su lado positivo: "Fue algo interesante cómo desde mi casa podía compartir con mis hijas las actividades solidarias", asegura. Una de ellas fue escribir (y dibujar) cartas de apoyo para quienes se encontraban internados y no tenían contacto con sus familias. Otra, para el Día del Niño, un bingo organizado junto con La Chata Solidaria, una ONG que ayuda apersonas de El Impenetrable, en el Chaco.

"La situación producto de la pandemia nos obligó a hacer un cambio sobre cómo veníamos trabajando con la comunidad, sobre todo por los accesos a los principales beneficiaros de nuestros programas", cuenta, por su parte, Geraldine Wasser, gerente de Capital Humano y Sustentabilidad de Región Sur y USA en gA. "Para nosotros fue clave contar con socios estratégicos que trabajen cerca de las personas con primera necesidad, ya que permitió adaptarnos rápidamente", agrega.

Programa Formando Futuro de la empresa gA, en épocas presenciales. Ahora se hace 100% virtual.

Programa Formando Futuro de la empresa gA, en épocas presenciales. Ahora se hace 100% virtual.

Así, se enfocaron en compartir conocimiento, desde prácticas de trabajo remoto para mejorar los programas de organizaciones sociales, hasta entrenamientos sobre liderazgo virtual y marketing digital, apuntados a que pudieran adaptar sus estrategias digitales y continuar atendiendo las necesidades de la comunidad. "Ampliamos el alcance de nuestro programa Formando Futuro, que hasta el momento se realizaba de manera 100% presencial, así como el de Educación 3.0, que tenía una parte virtual y otra presencial, y migró a una modalidad totalmente virtual", detalla.

En Kimberly-Clark, en la web de venta al personal, en la que los empleados pueden realizar pedidos para uso personal a un precio especial, la empresa sumó una sección de donaciones de kits solidarios para todos los que quisieran participar de forma online. "En la Argentina, hasta el momento, se donaron 7.604 productos", informa la empresa. "Todos los años realizamos la campaña de Navidades Solidarias para apoyar a la Posta Sanitaria en Pilar y al comedor El Milagro de San Luis. Este año lo vamos a repetir, pero aún estamos analizando la logística para que sea lo más seguro posible", agregan. La idea es invitar a las familias de los empleados a armar las cajas navideñas en sus casas. "Luego desde la compañía nos encargaremos de su logística".

En Telefónica Movistar ya desarrollaban un Programa es el Voluntariado Digital para generar oportunidades de desarrollo de las personas y acortar la brecha digital de los colectivos vulnerables. "La pandemia nos encontró preparados -teníamos el ejercicio de colaborar de manera virtual sin ponernos en este nuevo contexto en riesgo de contagio y nos permitió multiplicar la ayuda social a diferentes organizaciones de la sociedad civil en todo el país", informan.

Como respuesta al periodo de necesidad y urgencia por el Covid-19, la Comisión de Voluntariado de Tortuguitas de la empresa BASF organizó una donación de alimentos y, con lo recolectado, pudo abastecer a dos comedores comunitarios próximos a la planta, a los cuales asisten a más de 350 familias en situación de vulnerabilidad social. En la Planta de General Lagos, en la provincia de Santa Fe, se realizó esa misma acción para entregar alimentos a merenderos en diferentes partes de la provincia.

En agenda

El jueves 5 de noviembre a las 11, la Obra del Padre Mario Pantaleo realizará la conferencia online “Voluntariado corporativo en tiempos de pandemia", que estará a cargo de Celina Lesta, responsable de la Red Voluntare en América Latina desde 2018 (Red internacional para la promoción del Voluntariado Corporativo en Europa y Latinoamérica) La actividad es sin costo, con cupos limitados y se realizará vía zoom con previa inscripción. Para inscribirse, ingresar en: https://bit.ly/34i3ZAj