Lejos del Vaticano: el secretario de Benedicto XVI, "exiliado" por Francisco a una embajada en los países bálticos

Internacionales
Lectura

En un gesto de aparente conciliación, el papa Francisco designó un nuevo rol para Georg Gänswein, el exsecretario privado de Benedicto XVI con quien mantuvo una tensa relación en los últimos

años.

El religioso de origen alemán ahora será embajador del Vaticano en los países bálticos, un año después de que Francisco lo alejara de sus funciones para la Santa Sede.

"El Santo Padre ha nombrado Nuncio Apostólico en Lituania, Estonia y Letonia a su excelencia reverendísima Monseñor Georg Gänswein, Arzobispo titular de Urbisaglia y prefecto emérito de la Casa Pontificia", anunció este lunes la Santa Sede en un comunicado.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

De esta forma, una de las figuras del Vaticano más resonantes de los últimos años será nuncio apostólico, es decir un representante diplomático del Papa, en el extremo oriental de Europa. Se trata de una decisión parece ser un gesto de reconciliación tras meses de tensiones entre Francisco y el prelado alemán de 67 años.

BANER MTV 1

El proceso culminó con Francisco ordenando a Gänswein a regresar a su diócesis de origen en Friburgo, una medida interpretada dentro de la iglesia católica como un castigo, luego de que Gänswein publicara sus memorias que revelaban diferencias entre él y Benedicto XVI.

Georg Gaenswein con Benedicto XVI y el papá Francisco 20240624
Con el anuncio sobre su traslado a los países bálticos, Georg Gaenswein encara una nueva etapa en el Vaticano.

Las idas y vueltas entre Francisco y Gänswein

La relación entre el papa Francisco y Georg Gänswein fue compleja y atravesó varias etapas desde que Francisco asumió como Pontífice en 2013, luego de la abdicación de Joseph Ratzinger.

Inicialmente, coexistieron en el Vaticano pero surgieron diferencias especialmente en cuanto a prácticas litúrgicas, un asunto que quedó plasmado en el libro autobiográfico de Gänswein que enojó al jesuita argentino.

En sus memorias tituladas "Nada más que la verdad - Mi vida al lado de Benedicto XVI", Gänswein habló de las diferencias entre los dos Papas y criticó la política de Francisco de limitar el uso de la misa en latín, una práctica promovida por su predecesor. Esta publicación ocurrió pocos días después del fallecimiento de Benedicto XVI, lo que causó malestar en el Vaticano.

La tensión quedó al descubierto cuando el papa Francisco expresó su descontento ante esta situación, calificándola como una publicación "muy triste" y de una "falta de nobleza y humanidad", especialmente por la utilización de Benedicto XVI en un momento tan delicado como su funeral.

La Iglesia católica reafirmó su oposición al cambio de sexo, identidad de género y maternidad subrogada

"Que el día del sepelio se publique un libro que me pone de vuelta y media, contando cosas que no son verdad, es muy triste. Por supuesto, no me afecta en el sentido de que no me condiciona. Pero sí me dolió que se usara a Benedicto. El libro salió publicado el día del entierro, eso lo viví como una falta de nobleza y de humanidad", aseguró Francisco en su reciente libro-entrevista, 'El sucesor, mis recuerdos de Benedicto XVI', donde detalla la convivencia con su antecesor.

De manera indirecta, el malestar por las memorias del prelado alemán llevó a Francisco a ordenar su retorno a Alemania en 2023, interpretado por muchos como un distanciamiento. Sin embargo, en un giro sorpresivo este 24 de junio Francisco nombró a Gänswein como nuncio papal en Lituania, Estonia y Letonia, sugiriendo un intento de reconciliación y una renovada muestra de confianza hacia él, considerando que seguirá sirviendo a la Iglesia como diplomático.

Quién es Georg Gänswein

Georg Gaenswein 20240624

El abogado y arzobispo alemán, Georg Gänswein, tuvo una carrera multifacética y destacada dentro de la iglesia católica. Nacido en la Selva Negra alemana el 30 de julio de 1956, Gänswein es el mayor de cinco hermanos. Antes de entrar al seminario, se recibió de piloto, fue cartero e instructor de esquí. Luego fue ordenado sacerdote en Friburgo en 1984 y enviado a Roma para estudiar derecho canónico, que más tarde enseñó en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, del Opus Dei.

Gänswein estuvo al lado de Ratzinger desde 2003, cuando el entonces cardenal y titular del ex Santo Oficio lo eligió para que fuera su secretario privado en la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde Gänswein había comenzado a trabajar en 1996.

Sonrisas y abrazos entre el Papa Francisco y Javier Milei en el día de Mama Antula

El 16 de abril de 2005, el "padre Giorgio" se convirtió en la mano derecha de Benedicto XVI, electo como sucesor de Juan Pablo II. El 6 de enero de 2013, poco antes de su clamorosa abdicación, para premiarlo por su lealtad, Benedicto XVI lo ordenó arzobispo y, semanas antes, prefecto de la Casa Pontificia, un cargo clave. Desde ese lugar, además de blindarlo, lo convirtió en alguien de inmensa influencia dado que él decidía quién podía tener una audiencia oficial con el entonces papa.

Tras la abdicación de Benedicto, en un gesto de respeto Francisco permitió que Gänswein se quedara en ese rol, donde duró hasta enero de 2020 cuando estalló el escándalo asociado a la publicación de un libro en defensa del celibato, supuestamente escrito por Ratzinger y el cardenal africano ultraconservador Robert Sarah.

Georg Gaenswein con Benedicto XVI y el papá Francisco 20240624
Georg Gaenswein nombrado secretario privado por el papa Benedicto XVI.

Según trascendió, Ratzinger pidió que retiraran de esa obra su firma y posteriormente Gänswein quedó bajo sospecha de haber estado detrás de una operación que el ala ultraconservadora había intentado poner en marcha, al usar al anciano y frágil papa emérito. Esto también provocó malestar en el círculo de Francisco, quien ordenó que se tomara una licencia de su cargo como secretario.

"Me vi obligado a pedir al secretario de Benedicto que solicitara una 'licencia voluntaria', manteniendo el cargo de prefecto de la Casa Pontificia y también el sueldo", indicó Francisco en su último libro-entrevista.

Pese a este pasado tormentoso, ahora comenzará otra etapa. Aunque ya en el pasado habían corrido versiones de un posible destino como nuncio para Gänswein, esta nueva oportunidad es una decisión inesperada, pero totalmente acorde a la apertura que caracteriza al primer papa jesuita.