Lipovich dijo que la meta es aumentar la recepción de viajeros del exterior

Economia
Lectura
El vicepresidente de Aerolíneas Argentinas, Gustavo Lipovich, sostuvo que la compañía "debe convertirse en la aerolínea que traiga pasajeros del exterior a la Argentina, potenciando el sector receptivo y
para ello es necesario recuperar rutas internacionales que han sido dejadas de lado por la gestión anterior y reforzar la flota de largo alcance".

En un encuentro con periodistas, Lipovich indicó que "ya está decidido que habremos de reemplazar los aviones Airbus 340 que salen de servicio con Airbus 330, que son los que actualmente tenemos y la idea es reforzar la flota de largo alcance, con el mismo tipo de aeronave".

"La idea que manejamos es la de retomar rutas internacionales, para recuperar el sector receptivo y traer viajeros a la Argentina, que luego podemos distribuir ofreciéndoles destinos a cualquier parte del país. Aún estamos trabajando sobre el tema por lo que es muy pronto para hablar de que rutas particularmente, pero entre las que se fueron dejando de lado están Barcelona, Nueva York, algunas regionales y por supuesto queremos volver a posicionarnos en Europa para que nos elijan para venir a la Argentina", destacó el directivo.

En ese sentido valoró como "muy positiva" la medida de devolver al Aeroparque Jorge Newbery sus operaciones regionales y argumentó que "cuando se tomó esa decisión, la principal perjudicada fue Aerolíneas Argentinas y la medida en sí, no trajo el beneficio que había originado la decisión de trasladar los vuelos regionales a Ezeiza".

"Si comparamos el movimiento de Aeroparque del 2017, aún con la totalidad de los vuelos regionales con el de 2019, sin esos vuelos, el cabotaje se redujo 5% y hubo un 24% menos de vuelos, por lo que el objetivo de llevar esa operación a Ezeiza para descomprimir Aeroparque y favorecer las operaciones de cabotaje, no funcionó y encima causó un perjuicio muy grande a Aerolíneas", destacó Lipovich.

Agregó que "tampoco se cumplió con lo de incrementar los vuelos al exterior desde ciudades del interior porque solamente se concretaron en algunos destinos y se resintió en un 18 por ciento la demanda".

Anticipó Lipovich que "a partir del 11 de mayo estaremos nuevamente operando en Aeroparque para vuelos regionales. Creo que el plazo es suficiente para volver a poner en funcionamiento el sistema de operación que debió ser levantado hace poco más de siete meses".

El directivo reconoció que hoy la flota de Embraer se encuentra en una situación complicada porque "durante los últimos cuatro años no se hicieron los mantenimientos que el fabricante recomendaba. Esto no significa que haya estado en riesgo la seguridad operacional del avión, sino que son mantenimientos que deben realizarse y, en este caso, lo que se hacía era patearlos para adelante para no tener que realizar la inversión del mantenimiento".

"Hoy tenemos varios aviones con distintos grados de canibalización (desguace), ya sea temporaria o de más largo plazo, lo que nos lleva a tener que planificar con mucho cuidado los procesos de mantenimiento que hay que realizar, para no resentir la operación general. Pero la decisión es que le vamos a hacer todos los servicios que hagan falta y vamos a ir cubriendo esos huecos con el resto de la flota", apuntó.

Finalmente recordó que "si bien en lo operativo encontramos a la compañía bastante bien, en lo económico la situación es muy diferente. Nosotros la dejamos en 2015 con una caja de US$ 200 millones y la encontramos ahora con solamente US$ 9 millones, lo que nos provocó enormes perjuicios para la operación cotidiana".