Florencia Chagas podría validar aquella frase, repetida en los últimos años, que afirma que el futuro del mundo es de las mujeres. No sabemos si el mundo estará en sus manos,

Pa, ¿me comprás una camiseta de Boca?

-Sí, claro, ¿cuál querés?

-¡Esa!

-¿Pero no me dijiste que querías una de Boca?

Este diálogo imaginario bien podría ocurrir frente a cualquier vidriera