Comer rápido no es que engorde, porque depende de las calorías que ingresen. Lo que sí pasa es que, si uno come rápido, es probable que se coma de más porque