A propósito de la robamaridos nos preguntamos: ¿Es el goce un derecho de las mujeres? Vivimos en un entorno donde hablar de SEXO, suele dar desde vergüenza y pudor hasta pánico.