Para leer estos recuerdos, creo necesario haber sentido, alguna vez, esa herencia que nos viene de la primera caverna y el primer fuego dominado, y es la cinofilia. No es moda,