La idea nació cuando ambos autores empezaron a recordar sus días pos-universitarios y los primeros momentos de vida independiente en Nueva York. Armaron el proyecto y lo denominaron “Insomnia Café” para