En los diez años de historia de “Mundos íntimos” hemos publicado varios testimonios sobre familias que tenían un hijo con autismo. Ha habido algunas constantes: la incertidumbre, el dolor como herida