Del extenso reinado de Luis XIV podemos mencionar cientos, incluso miles de aspectos. Pero hay uno en particular que se lo podría encasillar como uno de los que más se disfrutó