Imaginate que estás cómodamente cambiándote en tu cuarto y algo te llama la atención. Mirás hacia la ventana y ves que te están espiando. Seguramente te molestaría, y