¿Qué pasa cuando una relación empieza en una esfera y se traslada a otra? Nos sentimos raros, no sabemos cómo actuar, a veces surge la culpa; otras, una sensación de vacío.